Hay muchos factores que hacen de nuestra casa un lugar especial. Y los aromas son uno muy importante. Entrar a un lugar con un rico aroma es sinónimo de limpieza y de un espacio acogedor. Pero mantener un rico olor no es tarea sencilla.Pero eso era hasta ahora.


Para perfumar la casa no hace falta usar ambientadores artificiales. Los caseros son muy fáciles de hacer y, resultan mucho más decorativos. Su composición basada en una mezcla de pétalos de flores y hojas de plantas aromáticas secas, que puedes recoger en cuencos de porcelana o sacos de tela.

Su origen se remonta a las antiguas civilizaciones griega y romana, donde los empleaban para refrescar el ambiente. En la edad Media ganaron muchos adeptos utilizando plantas como la lavanda, el romero, la salvia y los lirios para encubrir los malos olores y ahuyentar las plagas.

Ten en cuenta que para hacer un popurrí aromático y colorido, es necesario hacer una buena selección de pétalos y hojas de plantas adecuadas, como caléndulas, rosas, albahaca, lavanda...

Hoy en día, además de como elemento decorativo, se emplea cada vez más como ambientador natural. Existen dos tipos de popurrí: seco y húmedo. En esta ocasión te enseñaremos la receta básica para conseguir el mejor popurrí seco en casa.

Elaborar el fijador casero

El único aditivo que se utiliza en la composición de un popurrí es un fijador, para que el aroma se mantenga más tiempo. La receta básica para elaborar un fijador casero es la siguiente:
- 25 gr. de polvo de raíz de lirio.

- 25 gr. de benjuí (benzoína).

- Espiga de nardo o canela.

- 30 gotas de aceites aromáticos (de rosa, geranio, naranja, etc.). Se mezclan los fijadores pulverizados con los aceites esenciales, y así se consigue un fijador que se puede utilizar con cualquier mezcla.

Fuente: revistairisnatura

Publicado por Instituto de medicinas alternativas Iris on viernes, 19 de febrero de 2010
categories: , , | edit post

0 comentarios

Publicar un comentario

Comparteme

Bookmark and Share