- Una buena caminata diaria es sumamente efectiva para evitar que el agua se estanque en piernas y tobillos.


- Andar en bicicleta durante media hora todos los días o acudir a un gimnasio y hacer bicicleta fija durante quince minutos tres veces por semana, si no se dispone de más tiempo, también contribuye a equilibrar el funcionamiento del organismo.

- Recostarse en el suelo y elevar las piernas. Luego bajarlas. Repetir esta rutina las veces que se pueda hasta ir aumentando la velocidad y la cantidad de veces. Mantener las piernas elevadas es un buen ejercicio para que la sangre circule.

Fuente: revistairisnatura

Publicado por Instituto de medicinas alternativas Iris on viernes, 19 de febrero de 2010

0 comentarios

Publicar un comentario

Comparteme

Bookmark and Share