El estrés puede ser positivo, pero cuando bombardea el cuerpo más de 24 horas, es cuando empezamos a somatizar. A largo plazo, el estrés emocional crónico que dura semanas o meses se le atribuyen:


•La presión arterial alta y enfermedades del corazón

•Falta de memoria, dificultad para tomar decisiones y la desorganización

•Los sentimientos de estar abrumado y fuera de control

•Apretar o rechinar los dientes

•Agotamiento, fatiga, insomnio y pesadillas

•Dolor de cuello, dolor de espalda y espasmos

•Mayor sensibilidad a todo dolor

•Frecuentes dolores de cabeza o migrañas

•Úlceras y problemas digestivos

•Depresión, ansiedad, ataques de pánico y el exceso de ira

•Resfriados frecuentes

•Enfermedades autoinmunes como la psoriasis, la artritis.
 
El estrés a largo plazo no sólo es nocivo a nivel emocional y físico sino que también se manifiesta de forma que nos hace parecer menos atractivos y puede causar:


•La pérdida de cabello.

•Erupciones cutáneas y urticaria

•Las arrugas y bolsas bajo los ojos

•El aumento de peso o pérdida de el.

•Sudoración excesiva

•El exceso de eructos y flatulencia

•Aumento de alcohol o drogas

•Falta de deseo sexual

•Nerviosismo, inquietud.

•El aumento de la irritabilidad

Nuestra meta no debe ser una ausencia total de estrés. Es una realidad inevitable. Además, sin él, la vida sería muy aburrida. La clave es canalizar la energía del estrés. Es posible utilizar algunas técnicas simples y eficaces. Meditación, respiración profunda, el ejercicio, masaje, ducha o baño caliente, interactuar con nuestras mascotas, jugar y reír son fáciles y divertidas maneras de romper el ciclo de tensión y mantener el equilibrio en nuestra vida.

Gely Pantiga
 
CURSO DE FLORES DE BACH
CURSO DE VISUALIZACION CREATIVA
CURSO DE MONITOR DE BIODANZA
CURSO DE TECNICAS DE RELAJACION

Publicado por Instituto de medicinas alternativas Iris on viernes, 19 de febrero de 2010
categories: , | edit post

0 comentarios

Publicar un comentario

Comparteme

Bookmark and Share