La grasa que ingerimos en la alimentación no es necesariamente mala para nuestro cuerpo, sino todo lo contrario. Los ácidos grasos son esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Los ácidos grasos esenciales son: el ácido linoleico y el ácido alfa-linoleico. Estos dos ácidos son precursores de muchos otros que el cuerpo es capaz de fabricar una vez que haya absorbido estos dos primeros que son esenciales. Entre los ácidos que el cuerpo genera se encuentran el famoso omega 3 y el omega 6. Los omega 3, forman parte de ese grupo de complementos alimenticios que no podemos descuidar de nuestra alimentación cuando lo que comemos no llega al nivel de aporte que el organismo requiere a diario. Deberíamos absorber mayor cantidad de omega 3 que lo que habitualmente hacemos. Por esta razón es bueno completar nuestra alimentación con un buen suplemento.

Beneficios de los Omegas 3....
Actúa sobre el cerebro y el corazón.
Ayudan a la formación de las células y favorecen el buen funcionamiento del sistema nervioso.
Una alimentación equilibrada, rica en pescado, puede aportar la cantidad suficiente de omega 3 que el cuerpo necesita.
Los omega 3 son muy beneficiosos para los niños, puesto que intervienen en un correcto crecimiento y desarrollo.
En los adultos son buenos para evitar que las placas de colesterol bloqueen las arterias.



La falta de Omega 3 en el organismo favorece....
Favorece el asma, las alergias, las enfermedades cutáneas, los dolores de articulación, la diabetes y otras muchas relacionadas con esta carencia. La depresión, la osteoporosis, la diabetes y el cáncer podrían agravarse con la falta de omega 3 en el organismo.



Donde encontramos Omega 3....
Es bueno comer con frecuencia:
Pescados (Los peces azules son ricos en estos ácidos grasos)
Productos ricos en ácidos grasos poliinsaturados de origen vegetal
El aceite de oliva es rico en omega 3, al igual que los de girasol, maíz, soja.
Las margarinas 100% vegetales.

Los frutos secos grasos u oleaginosos (nueces, almendras, avellanas, etc.),
Los cereales de granos entero, la soja.
El aceite de hígado de bacalao.
También hay complementos dietéticos ricos en estos ácidos grasos esenciales como el aceite de onagra o prímula, el de borraja y el germen de trigo.

¿Quien tiene mayor riesgo de déficit?....

Las personas que por diferentes motivos de salud requieren de una dieta muy baja en grasas (personas que padecen de litiasis biliar o de ciertas enfermedades metabólicas entre otras) o bien que sufren de alteraciones en el tracto gastrointestinal que impiden una adecuada digestión o aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos. Tal es el caso de la enfermedad celiaca en sus etapas iniciales, ya que suele darse una intolerancia transitoria ante la grasa que se resuelve con el tiempo, y de las enfermedades inflamatorias de intestino (colitis ulcerosa y enfermedad de crohn), entre otras.

Publicado por Instituto de medicinas alternativas Iris on jueves, 25 de febrero de 2010

0 comentarios

Publicar un comentario

Comparteme

Bookmark and Share